Psicotecnico Donostia
Lunes a Viernes: 9:30-13:30 15:30-19:30 Sábados: 10:00-13:00

/
Menu
IMG_0117_copia1

¿VAMOS AL MONTE?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

La primavera y el verano son las mejores estaciones para disfrutar de excursiones por la montaña. En esta época mucha gente se anima a disfrutar de la naturaleza recorriendo distintas rutas a pie. No obstante, al monte siempre hay que ir con prudencia. Es necesario tomar ciertas medidas preventivas tanto si vamos en compañía o en solitario.

 

PLANIFICACIÓN DE LA RUTA

 

Antes de salir es importante planificar la ruta, buscar información sobre los diferentes recorridos y preferiblemente seguir una guía con itinerarios. No es conveniente escoger caminos que se desconocen ya que podrías correr riesgos. Lo ideal es sir con alguien que ya conozca el terreno o pedirles asesoramiento para escoger una ruta segura y no dejar nada para la improvisación.

 

MEJOR NO IR SOLOS

 

Es muy recomendable ir en grupo de un mínimo de tres personas, para que siempre una persona pueda pedir ayuda y otra quedarse con un posible accidentado.

 

DEJAR AVISO

 

Antes de salir de excursión se debe notificar a alguien a donde nos encaminamos, de posibles rutas y horarios previstos. Esto facilita mucho el rescate en caso de una posible emergencia.

 

CALCULA TUS POSIBILIDADES

 

Tenemos que ser conscientes de nuestras fuerzas y calcular nuestras opciones conforme al itinerario elegido, teniendo siempre presente el horario y el grado de dificultad estimado, considerando siempre el trayecto de ida y de vuelta. Si nos vemos con dudas, intentar ir por la senda más fácil, sobre todo si no conocemos bien la zona. Los senderos de pastores suelen ser los mejores.

 

CLIMA Y TIEMPO PREVISTO

 

Antes de salir de excursión es importante consultar información meteorológica utilizando una fuente fiable. Hay que procurar no aventurarse en zonas elevadas de alta montaña con tiempo inseguro. La niebla y la tormenta son algunos de los mayores enemigos del senderista y montañero. En cuanto a la niebla, la recomendación es permanecer a la espera de que levante.

 

 

 

COMPROBACIÓN DE MATERIAL Y EQUIPO

 

Siempre hay que tener bien preparado el equipo y ropa adecuada para las excursiones al monte. La ropa tiene que ser apropiada y dependerá de las condiciones climáticas y ambientales del lugar donde nos dirigimos. El calzado es importante que sea fuerte y cómodo, con unos calcetines que impidan que el pie tenga holgura en la bota. El pie tiene que transpirar bien.

Dependerá mucho del plan de ruta y su nivel de dificultad para la elección del material necesario. No llevaremos al medio natural cosas innecesarias.

 

CONSEJOS NUTRICIONALES

 

Antes de salir al monte es importante hacer un desayuno completo que aporte energía necesaria para el esfuerzo que se va a hacer, sobre todo si es intenso y prolongado.

Asimismo, se aconseja hacer una o varias paradas para comer algo que aporte hidratos de carbono de fácil asimilación como barritas de cereales, frutos secos… para evitar la “pájara”.

 

 

HIDRATACIÓN

 

Llevar agua es fundamental para evitar la deshidratación. Hidratarse antes, durante y después del recorrido. Beber antes de llegar a tener sed.

Por otro lado, hay que tener precaución con el agua que se beba y donde se coge. El agua de alta montaña suele ser muy pura y potable generalmente,  pero tiene pocas sales y generalmente está muy fría, pudiendo a veces producir trastornos en el organismo humano.

 

 

DOSIFICACIÓN DE ESFUERZO

 

Es importante calcular el nivel de dificultad del recorrido elegido y ser conscientes de nuestras posibilidades. Para poder disfrutarlo es importante tener una aptitud física. Es conveniente si no realizas montañismo con frecuencia días antes de la salida empezar a tonificar la musculatura realizando ejercicio.

Antes y después del recorrido es aconsejable realizar estiramientos para aumentar la flexibilidad de las articulaciones y prevenir lesiones.

Durante el recorrido hay que ir dosificando las fuerzas, guardando energía para el regreso. No se debe ir con prisa y si es preciso, hay que saber renunciar. La montaña no se irá de su sitio. En el senderismo es esencial no agotar las fuerzas y caminar relajado, por lo que no hay que frustrarse si al comienzo las piernas no responden y las pendientes se eternizan. Poco a poco se irá cogiendo resistencia y potencia.

 

DESCENSO Y SUBIDA DE PENDIENTES

 

Al descender pendientes, hay que bajar mirando a la pendiente y clavando los talones a cada paso para guardar el equilibrio y evitar las caídas o el rodar incontroladamente. Para las subidas es preferible tomarlas con calma, con pasos cortos y caminando en zig-zag- Es más largo pero cansa menos y resulta más seguro. Conviene evitar las zonas de zarzas, arbustos espesos y matorrales, ya que salir de ellos puede resultar agotador e implicar heridas.

 

CUIDADO CON EL FUEGO

 

Como se repite siempre nunca hay que hacer fuego, es un peligro y hay que tener cuidado con los cigarrillos mal apagados, son los principales causantes de incendios no provocados.