Psicotecnico Donostia
Lunes a Viernes: 9:30-13:30 15:30-19:30 Sábados: 10:00-13:00

/
Menu
bmobile-app-sedentario-joven

SMARTPHONES, TABLETAS Y AUMENTO DE PESO EN LOS ADOLESCENTES

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Los adolescentes pegados a su tableta, smartphone u ordenador durante horas podrían ser más propensos a convertirse en obesos, según un estudio reciente.
Los que usaban los dispositivos con pantalla durante 5 o más horas al día tenían el doble de probabilidades de tomar más bebidas azucaradas y de hacer muy poca actividad física, encontraron los investigadores.

Como resultado, estos adolescentes mostraron un aumento del 43 por ciento en el riesgo de obesidad en comparación con los que no usan smartphones o tabletas en absoluto.

Los padres deberían tener cuidado con respecto a hasta qué punto sus hijos adolescentes usan estos dispositivos, especialmente si ven que su hijo pasa varias horas al día con ellos”. Es algo que hay que vigilar y de lo que preocuparse, porque podría afectar a su salud.
Uno de cada cinco adolescentes estadounidenses pasan más de 5 horas al día con los smartphones, tabletas, ordenadores y videojuegos, descubrieron los investigadores. En comparación con eso, solamente el 8 por ciento de los adolescentes ven más de 5 horas al día de televisión.

Los adolescentes que veían la televisión durante 5 o más horas al día tenían casi 3 veces más probabilidades de tomar bebidas azucaradas a diario y un 78 por ciento más de probabilidades de volverse obesos, en comparación con los niños que no veían la televisión. Pero esos malos hábitos también parecieron estar presentes cuando los adolescentes usaban smartphones, tabletas u ordenadores. Cinco o más horas delante de los dispositivos con pantalla cada día se asociaron con un riesgo el doble de alto de tomar bebidas azucaradas y hacer demasiado poco ejercicio al día, y con un aumento del riesgo de dormir mal de un 74 por ciento.

Los niños tienden a comer demasiado entre horas mientras usan dispositivos electrónicos. Si los niños están jugando videojuegos en la computadora mientras comen, a veces no registran el momento en que ya no tienen hambre. Comer puede convertirse en algo mecánico en lugar de consciente, y quizá no se den cuenta de que ya están llenos.

Estos dispositivos electrónicos también comparten la capacidad de la televisión de mantener pegados a los niños y adolescentes al sofá.
Hace años, los niños jugaban en el patio del colegio, durante el recreo o llegaban a casa después de la escuela y jugaban en sus patios o en las aceras. Ese juego ha sido reemplazado hasta cierto punto por los videojuegos, Facebook, YouTube y los mensajes de texto.

No es una sorpresa que la obesidad en la infancia esté en aumento, dado que hasta cierto punto los juegos virtuales han reemplazado al juego y a la interacción en tiempo real, y la actividad física se ha visto relegada a los dedos de la mano.

Si están de forma regular con estos dispositivos durante periodos largos, quizá quiera hablar con su pediatra o, mucho mejor, con un especialista en medicina deportiva, sobre las estrategias a seguir para reducirlos un poco: fundamentalmente ocupando su tiempo libre (y perdido) iniciándolos en la práctica de algún deporte – individual o colectivo – al aire libre.

 

Dr. Alberto Azzollini
Médico del Deporte

Fuente: este nuevo estudio aparece en la edición online de diciembre de la revista The Journal of Pediatrics.

(Diciembre 2016)