Psicotecnico Donostia
Lunes a Viernes: 9:30-13:30 15:30-19:30 Sábados: 10:00-13:00

/
Menu
deporte ansiedad

RENDIMIENTO DEPORTIVO, 30% FACTOR PSICOLÓGICO

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Los psicólogos deportivos destacan la labor de prevención para evitar posibles ataques de ansiedad.
 

Entrar en el terreno de juego y escuchar el rugido de la afición es a veces motivo suficiente para causar en algunos futbolistas el temido ataque de pánico. Hay incluso quien lo sufre al llegar al vestuario. “El deportista nota que se está muriendo. No es muy frecuente. Sí suelen darse cuadros de ansiedad la noche anterior. Yo he tratado muchos, sobre todo en baloncesto”, explica Antonio Hernández Mendo, catedrático de Psicología del Ocio en la Universidad de Málaga y psicólogo de deportistas olímpicos y equipos de fútbol.
 

Lo que sí es evidente, señala, es que el “30 por ciento del rendimiento del deportista se debe a factores psicológicos. Lo curioso es que un psicólogo no puede estar en el banquillo de un campo, porque no tiene ficha federativa. La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) no contempla la figura del psicólogo”, se queja Mendo. Juan Espino, presidente de la Comisión Médica de la RFEF, comenta a Diario Médico que “se trata de un tema personal que lleva cada equipo”.
 

Cuadros de ansiedad
 

¿Cómo se manifiesta la ansiedad? Milagros Ezquerro, profesora de Psicología del Deporte en la Universidad de La Coruña y ex psicóloga de equipos como el Deportivo de La Coruña, diferencia entre el trastorno psicomotriz (diarreas, mareos, bajada del sistema inmune…) y la ansiedad habitual quese produce al tener que rendir. “Este último es un trastorno más frecuente, y afecta al sueño y descanso en vísperas del partido, cuando se producen ensayos mentales de jugadas y el deportista se sobreactiva. En general, cuando la ansiedad es de una intensidad manejable no suele tener mayor trascendencia y los deportistas suelen gestionarla bien, a no ser que tengan cierta predisposición genética”, comenta.
 

Ezquerro señala tres componentes clave en la ansiedad: cognitivo, ligado a la preocupación y a frases como “voy a fallar”, “todo depende de mí”; fisiológico, con cambios corporales (sudoración, inquietud en el estómago), y desorganización de la conducta motora.
“La ansiedad se percibe más en el banquillo. Cuando corren, las señales fisiológicas quedan atenuadas por la actividad”.
 

Mendo recuerda casos concretos de ataques de ansiedad en el fútbol, como la etapa en la que Messi vomitaba al llegar al campo y que Mendo atribuye a un efecto de la ansiedad. No es el único: le pasó también a Kiko Femenía al debutar en primera división con el Hércules, y a otros como Jesús Navas, Iván Campos o Bojan, que estuvo cinco meses con mareos las 24 horas del día, lo que le hizo renunciar a la Eurocopa de 2008.
 

¿Cuándo es más necesario el psicólogo? “Cuando no hace falta: previniendo. Es vital un trabajo previo. El problema es cuando se llama a un psicólogo en plan bombero, para apagar fuegos”, recalca Mendo, y confirma Ezquerro: “Cuanto más discreto sea tu trabajo, mejor. Si no, eres un elemento de estrés adicional”.
 

Mendo destaca cómo los entrenadores sólo hablan de variables psicológicas al acabar el partido, “sobre todo para justificar la derrota” y define el coaching o acompañamiento como una herramienta psicológica que se están atribuyendo personas sin formación.

 

 

 

Fuente: Diario Médico
Dr. Alberto Azzollini
Médico Especialista en Medicina del Deporte