Psicotecnico Donostia
Lunes a Viernes: 9:30-13:30 15:30-19:30 Sábados: 10:00-13:00

/
Menu
160_Articulo121_IDEAL2_Lider_creible

MOTIVACIÓN EN PRÁCTICA DEPORTIVA, PAPEL DEL PSICÓLOGO

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Si deseamos crecer en un área de nuestra vida sea el personal, profesional, deportivo o académico es importante tener cierta disposición mental y las ganas de de hacer algo hoy mejor que ayer.

Para ello, necesitamos estar atentos, concentrados y motivados para cambiar nuestras conductas y diferentes aspectos de nuestro entorno en vez de simplemente acomodarnos en él.

El cambio en nuestras relaciones y condiciones sociales o laborales requiere un cambio en nuestra actitud y comportamiento. La exigencia de la sociedad actual es tan elevada en todas las áreas que debemos atender a cualquier pequeña oportunidad para mejorar.

Para poner en práctica nuestro objetivo de mejorar y crecer hay determinados aspectos que hay que tener en cuenta, entre otras las siguientes:

  1. PREDISPOSICIÓN: es necesaria en primer lugar tener la voluntad de mejorar cada día un poco más. Esto implica poner de nuestra parte continuamente para encontrar cualquier oportunidad de mejorar y reducir nuestros errores. En realidad, es una actitud que debe esperarse de todo un equipo, organización, empresa o club.
  1. INCLUIR CAMBIOS IMPORTANTES: afrontar con iniciativa los cambios relevantes que se consideran favorables para la resolución de problemas.
  1. ESTABLECER UNA SECUENCIA DE OBJETIVOS: es importante tener claros los objetivos a corto y medio plazo e ir escalando paso a paso.
  1. MANTENER UNA MENTALIDAD ABIERTA: en un equipo es necesario escuchar al otro, tener la disposición de entender otros puntos de vista y poner en común el camino hacia la consecución de mismos objetivos.

 

Cuando un equipo tiene el convencimiento de incluir cambios que responden a la mejora y crecimiento de la organización en la que los valores y creencias son compartidos por la mayor parte de los miembros integrantes deben establecerse los medios para implementar esos cambios de mejora.

La motivación al cambio debe ser continua para cambiar y crecer por lo que el grado de disposición tiene que ser suficiente como para sostener en el tiempo y no hundirse ni aferrarse en mantener formas de actuar que no son útiles para el equipo.

Si entendemos la motivación como la dirección e intensidad del esfuerzo, en práctica deportiva la motivación constituye un conjunto de aspectos sociales, ambientales e individuales que determinan la elección de un deporte, la intensidad y persistencia de los entrenamientos y el rendimiento que se alcanza.

Una de las habilidades psicológicas más importantes que posee un entrenador es precisamente la motivación, además de capacidad de liderazgo y de comunicación, ya que es en gran medida el responsable de mantener el clima motivacional del grupo. Hay diversas teorías motivacionales que pueden aplicarse a la hora de comprender y tener herramientas motivacionales y dependiendo de las características del grupo puede resultar más eficaz uno u otro.

EL PAPEL DEL PSICÓLOGO DEL DEPORTE

La función del psicólogo en el deporte consiste en aplicar los principios de la psicología en el ámbito del deporte y la actividad física. El papel del psicólogo puede ser muy diferente dependiendo del tipo de deportista o equipo con el que se trabaje así como los objetivos que se proponen.

El trabajo del psicólogo del deporte entre otras cosas se centra en  el entrenamiento mental como la planificación de los objetivos de la temporada, preparación psicológica para la participación de pruebas deportivas, entrenamiento en habilidades y estrategias de control de pensamientos negativos y positivos, mejorar la autoconfianza, manejo del nivel de activación etc.

También se aplican técnicas para controlar el estrés y la ansiedad que suele ser frecuente cuando se acercan competiciones así como la práctica de la imaginación y visualización para superar los pensamientos negativos y mejorar la concentración. Hay, por tanto, muchos aspectos en los que el psicólogo del deporte interviene.

PARAR PENSAMIENTOS NEGATIVOS

Una de las técnicas más utilizadas para el control de los pensamientos negativos o miedos que pueden interferir en el rendimiento es  la técnica de STOP a la negatividad acompañada de autoinstrucciones.

Durante una carrera pueden aparecer pensamientos negativos que pueden afectar al rendimiento como “no voy a poder acabar”, “hoy no voy bien”, “no soy capaz de seguir el ritmo de los demás” etc. Asimismo, también pueden aparecer pensamientos positivos perjudiciales por euforia descontrolada  (“aunque quede mucho sigo a tope, como una moto”).

Cuando aparecen ese tipo de pensamientos utilizamos “la parada de pensamiento”, con una palabra como “STOP” asociada previamente en el entrenamiento mental con un recuerdo de situación de superación.

Tras parar estas ideas negativas se reconducen los pensamientos a través de autoinstrucciones que el deportista se da a sí mismo para regular y controlar la situación: “a mantener el ritmo que vamos bien”, “sigo a mi ritmo constante que voy disfrutando”, “ya está cerca la meta, no hay negatividad”…

También es importante el auto-refuerzo por superar ese momento difícil para mejorar la autoconfianza “podemos con todo, lo hemos hecho bien”, “a seguir así”…

Además de todo esto, el psicólogo del deporte proporciona formación a profesionales del deporte como a entrenadores y árbitros y trabaja para optimizar el rendimiento y bienestar individual y grupal.

“Tu cuerpo escucha todo lo que tu mente dice”