Psicotecnico Donostia
Lunes a Viernes: 9:30-13:30 15:30-19:30 Sábados: 10:00-13:00

Horario de Agosto - Lunes/Viernes:
9:30-14-00


/
Menu
Distracciones al volante

Mi querido compañer@ de viaje: Las distracciones al volante son 1º motivo de accidentes de carretera

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Es evidente que “robar” la necesaria vigilancia al volante es una práctica de riesgo, ya que circulamos sin hacer caso a lo que sucede alrededor. De hecho los despistes, tan variados como tan poco valorados por los conductores, son la primera causa de accidentalidad en las carreteras. Estar atento al volante está en manos, sobre todo, de ti. ¡No lo olvides!

Se define como distracción: “Algo que atrae la atención retirándola de aquello a que está aplicada”. Cuando conducimos, tarea múltiple que precisa de nuestros sentidos, hay miles de posibles distracciones dentro y fuera del automóvil. Son pequeñas “amenazas” que llaman nuestra atención. Unas concernientes a la conducción (mirarse en un espejo, manipular el navegador) y otras, pueden ser (buscar el teléfono móvil, mirar una pancarta publicitaria o uau!!! a alguien guap@ que cruza la calle). Y por supuesto, mientras no estamos atentos a la carretera seguimos circulando y recorremos mucha distancia sin ser conscientes de lo que está ocurriendo delante de nosotros.

Se ha elaborado un estudio en el RACC acerca de los despistes más frecuentes y cómo aumentan de forma inquietante el tiempo y la distancia empleada para parar totalmente el coche. Así, según ese estudio, a 120 Km/h son necesarios más de 84 metros para detenernos, esa distancia se alarga a 184 metros si estamos manejando la radio o el CD, y a 284 metros (¡se triplica!) si marcamos un número de teléfono. Y evidentemente, a mayor velocidad, más larga será la distancia recorrida en metros.

Pero los descuidos, además, tienen otros resultados negativos en la conducción: pueden descarriarnos lateralmente de nuestro carril (buscando las lentes de sol en la guantera, por ejemplo) hacemos que disminuya la separación frontal (el uso del teléfono móvil está asociado a una menor distancia de seguridad), incrementar las prácticas de riesgo (soltar el volante con una mano cuando tomamos un refresco)…

NO NOS DAMOS CUENTA. Y es extraño, los conductores no relacionamos distracción con riesgo tanto como nos acontece con otros peligros como el alcohol y las drogas, la conducción agresiva o las infracciones, a pesar de que los despistes son el primer motivo de accidentes con heridos y que están involucrados en el 38% de las tragedias con víctimas que ocurren en nuestras carreteras.

Pero el riesgo de las despistes está ahí, es continuo y se modifica según la complejidad de la tarea, de su duración y de la repetición de la misma. Por ejemplo, alternar de emisora de radio nos lleva sólo unos segundos, pero es uno de los despistes más frecuentes (hasta ocho veces por hora al volante).Y, por el contrario, una operación más compleja, como programar el navegador, es temeraria por la cantidad de concentración y tiempo requerido.

ATENCIÓN DISTRACCIONES TECNOLÓGICAS. Los teléfonos móviles, navegadores y radio-CDs son los aparatos más habituales. Mal utilizados, dan lugar a situaciones de riesgo cuando apartamos nuestra mirada de la carretera, distraemos la concentración (cuando hablamos por teléfono) etc., incluso, que adelantamos el cuerpo y soltamos una mano del volante (para encontrar el teléfono que suena dentro de un bolso o cajón del coche).

Igual de importantes son otras “acciones distractoras”, beber, fumar o comer al volante. Fumar requiere una sucesión de acciones (sacar un cigarrillo, encenderlo, abrir el cenicero y apagarlo) en las que es necesario desviar la mirada, mover el cuerpo y conducir únicamente con una mano, aumentando el riesgo. Hay evidencias de que las personas fumadoras acumulan más multas y corren más riesgo de siniestralidad. Beber  y comer al volante también exigen “dejar de lado” la carretera para coger la comida, cuidar de que no se caiga…

Y no debemos olvidar que el estado físico y emocional y el alcohol y las drogas, también intervienen negativamente, pues repercuten en nuestra percepción. Al conducir cansado, borracho o nervioso se te “escapan” elementos imprescindibles para circular con seguridad.

LOS MÁS DISTRAÍDOS. El perfil del despistado al volante se corresponde a un conductor:

 

EL TÍPICO ACCIDENTE POR UN DESPISTE ES:

 

CUIDADO CON EL TELÉFONO MÓVIL:

 

ATENCIÓN A LA RADIO:

 

VIAJAR CON EL GPS:

 

LAS CLAVES PARA CONDUCIR SEGURO

 

LAS CLAVES DURANTE EL RECORRIDO

CUANDO CONDUCES ¿ESTAS AL VOLANTE Y SOLO AL VOLANTE? ALGUIEN MARAVILLOSO COMO TU NO PUEDE DEJARSE LA VIDA EN LA CARRETERA…¡NO TE DISTRAIGAS!