Psicotecnico Donostia
Lunes a Viernes: 9:30-13:30 15:30-19:30 Sábados: 10:00-13:00

/
Menu
running2

LOS GRANDES ERRORES EN LA INICIACIÓN DEL RUNNING

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

 

 

¿Te estás iniciando en el ‘running’? Pues ten mucho cuidado, porque puedes cometer alguna de las grandes equivocaciones en las que caen los corredores populares:

RETOS DEMASIADO AMBICIOSOS

Uno de los grandes defectos de los corredores populares es plantearse metas poco realistas. Cada uno tiene sus cualidades y cada hazaña deportiva requiere unas horas de entrenamiento. La distancia más larga no tiene por qué ser siempre el reto más atractivo. La mayoría de corredores quema las etapas deportivas que debería hacer antes de saltar a las largas distancias. Tampoco es recomendable aspirar a lograr tiempos demasiado rápidos sin tener suficiente base deportiva.

 

IMITAR A LA ÉLITE

Muchos runners se fijan en los entrenamientos y las marcas de los profesionales sin tener en cuenta que ni sus cualidades físicas, ni su dedicación es la misma. Un maratoniano llega a entrenar unos 220 kilómetros a la semana. Un corredor popular compatibiliza sus entrenamientos con su jornada laboral, la vida familiar, el ocio y el descanso. O se lo toma con mucha cabeza, o el cuerpo acabará reventando, se lesionará o llegará a un estado de sobreentrenamiento que le impedirá alcanzar su objetivo. Todo el mundo no puede ser Michael Jordan o Lionel Messi, aunque se mate entrenando. Debemos ser conscientes de nuestros límites.

 

COMPETIR TODAS LAS SEMANAS

Seducidos por el ambiente, muchos atletas populares se apuntan a carreras cada fin de semana y eso es genial porque «se mueve la rueda del mercado deportivo y ahí salimos ganando todos» pero si se quiere mejorar, planifica la temporada y elija bien las competiciones en las que quiere darlo todo, utilizando el resto como entrenamientos.

 

PENSAR QUE SÓLO SE TRATA DE CORRER

Para hacerlo mejor, más rápido y, sobre todo, para no lesionarse, es fundamental fortalecer la musculatura y descargar las articulaciones con otros entrenamientos aeróbicos como natación, elíptica, remo o bici.

 

OLVIDAR EL ‘ENTRENAMIENTO INVISIBLE’ (lo que se hace cuando no se entrena: comer sano, dormir bien, etc.)

Por desgracia, siempre se apura al máximo y, cuando se visita al fisioterapeuta – ¡encima sin haber visto a un médico antes! -, es que ya hay dolor o una lesión.

 

COMER MAL

Para un atleta de élite, un buen plan de alimentación es vital. En el caso de los aficionados, lo más aconsejable sería cuidarse sin llegar a la obsesión. Sólo habría que esmerarse algo más en la semana previa a una gran competición y no pasarse de la raya con las salsas o el alcohol.

 

NO VARIAR LAS SESIONES

Al principio, es fundamental conseguir una buena base con rodajes suaves, en los que se combinen carrera y caminata, si se está empezando. Superada esta fase, modifica la rutina.
Mucha gente se obceca con tiradas largas, olvidándose de correr series. El secreto está en la variedad. Lograremos mejorar y evitaremos caer en el aburrimiento.

 

NO DISFRUTAR

El objetivo debe ser pasárselo bien. La motivación es básica para mejorar y una de las maneras más efectivas de lograrla es divertirse y no estar tan pendientes de los tiempos que se hacen durante las sesiones de entrenamiento.

 

NO ASESORARSE

Antes que nada, realízate un chequeo médico-deportivo con un especialista en la materia para ver tu estado actual general, especialmente el cardiovascular, así evitas desagradables y/o fatales ‘sorpresas’. Luego acude también a un profesional para que le planifique los entrenamientos para la distancia en la que se quiere competir. En la vida real, la mayoría de los ‘runners’ entrena a su aire o copiando las sesiones de otros que probablemente no tienen las misma cualidades físicas o circunstancias personales. ¡Debes buscar hacer un trabajo personalizado!

 

Recuerda: más vale prevenir que curar; más vale prevenir que lamentar