Psicotecnico Donostia
Lunes a Viernes: 9:30-13:30 15:30-19:30 Sábados: 10:00-13:00

/
Menu
fluir

FLOW, estado de fluidez

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Te encuentras realizando una actividad absolutamente concentrado…

te olvidas de lo que ocurre a tu alrededor…

el tiempo se pasa volando…

todos tus pensamientos y sentimientos están en lo que estás haciendo…

Es posible que aparezcan dificultades, pero también aumenta tu capacidad para afrontarlas…

desaparecen las distracciones y preocupaciones…

parece que todo va sobre ruedas…

haces lo que estás haciendo por el propio deleite de hacerlo y no quieres dejar de hacerlo.
Estás fluyendo con lo que haces.

Al terminar sientes una gran satisfacción.

¿Te ha ocurrido alguna vez?

Mihály Csíkszentmihályi introduce el termino fluir o “flow” como uno de los pilares básicos de la psicología positiva y relacionando con la creatividad, talento y felicidad. Define como “un estado subjetivo que las personas experimentan cuando están completamente involucradas en algo hasta el extremo de olvidarse del tiempo, la fatiga y de todo lo demás, excepto la actividad en sí misma”.

 

El Estado de Fluidez hace referencia a esa sensación que se tiene cuando te encuentras inmerso en una actividad y parece que el tiempo vuela y disfrutas de cada instante.

¿Cómo se experimenta el “Flow”?

 

 

Es un estado en que se siente placer y libertad al estar inmerso en una actividad que estimula todos los sentidos, la curiosidad e interés de la persona, hasta perder la noción del tiempo y aumentando su rendimiento y creatividad.

 

Consejos para alcanzar el Flow

 

El estado del Flujo se relaciona con el bienestar y la felicidad y podemos seguir algunas pautas para alcanzar ese estado óptimo de fluidez en la tarea que realizamos convirtiéndola en algo gratificante.

 

 

Hacer algo que te resulte interesante

 

El estado de Flow aparece de forma natural cuando nos encontramos motivados intrínsecamente y cuando la actividad que realizamos despierta curiosidad en nosotros. Por tanto, si queremos aumentar nuestra productividad y creatividad en lo que hacemos, debemos disfrutar con lo que hacemos.

 

 

Marcar metas claras y alcanzables

 

Los objetivos que se marcan durante la actividad deben ser concretos y alcanzables. Para fluir en la realización de la tarea hay que conseguir que los objetivos propuestos se encuentren en sintonía con tu nivel en cuanto a las habilidades requeridas. Si los objetivos marcados suponen un grado de dificultad que te exige un sobreesfuerzo, entonces puede resultar estresante. Por el contrario, si la tarea a realizar resulta demasiado fácil, es posible que te aburras.

Por tanto, la clave está en el equilibrio entre la motivación por la tarea y la habilidad para realizarla.

 

 

Encontrar un momento tranquilo y evitar elementos de distracción

 

Para disfrutar del momento en toda su totalidad encontrarse en un lugar y ambiente tranquilo y sin interrupciones continuas puede contribuir a ese estado del Flow. También puedes elegir el momento del día en que más rindes.

 

Mantener la atención

 

Una vez encontrado el lugar y momento, debemos intentar mantener la atención en la tarea. A veces, sobre todo cuando realizas una tarea por primera vez, es normal no estar concentrado durante mucho tiempo, pero a medida que vamos dominando la actividad y adquiriendo habilidades, iremos disfrutando de la tarea.

Por otro lado, es importante prestar atención a las necesidades fisiológicas sin descuidar de ellas (comer, ir al baño, beber…) ya que interfieren directamente en tu nivel de atención.

 

Equilibrio entre la habilidad y la tarea

 

Nuestras habilidades deben estar en sintonía con la dificultad que conlleva la actividad que realizamos, nos resultará más placentero. Si estamos bien preparados para una actividad concreta es más probable que experimentemos el estado de Flow. Añadir algo de dificultad a la tarea puede mantener nuestro grado de motivación, pero el problema puede surgir si la tarea nos viene grande.

 

Centrarse en el proceso

 

El estado de fluidez se relaciona con la realización de la tarea y no con el resultado, aunque éste puede ser un elemento de motivación. Lo realmente importante es disfrutar de lo que hacemos.

La clave precisamente está en divertirse en el presente, a perderse en ese momento de felicidad