Psicotecnico Donostia
Lunes a Viernes: 9:30-13:30 15:30-19:30 Sábados: 10:00-13:00

Horario de Agosto - Lunes/Viernes:
9:30-14-00


/
Menu
muerte

El “Efecto Lázaro” y la indefinición de la muerte-“Lazaro efektua” eta heriotza definitu ezina

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Mientras la medicina avanza continuamente en los tratamientos para prolongar la vida nos encontramos ante diferentes debates ante la muerte. Nunca como hoy, la esperanza de vida ha sido tan alta y asimismo, los procedimientos para prolongarla artificialmente son más utilizados dando lugar a debates éticos. No obstante, en estos momentos el concepto de la muerte se ha relativizado como nunca, ya que existen casos de personas que mueren médicamente y después “resucitan” o sus funciones corporales se reactivan, sin producir daño en el organismo.

Hace décadas había consenso en declarar médicamente muerta a una persona cuando cesaba la circulación, pero se sabía que la muerte celular tomaba más tiempo y  después de 20 minutos sin señales vitales se consideraba que la persona había muerto. Se consideraban esos 20 minutos el margen absoluto ya que en caso de un infarto el corazón y el cerebro dejaban de recibir  oxígeno durante ese lapso. Pero han aparecido varios casos en los que algunas personas tras permanecer más de cuatro horas con el corazón detenido “volvían a la vida” sin daño cerebral. Ahora, según las estadísticas, se trata de un hecho que ocurre en menos de 1% de los casos. Nos preguntamos muchas preguntas acerca del momento de la muerte y de la fiabilidad de cifras estadísticas ya que ¿cuántas personas han muerto porque no siguieron siendo atendidas después de que desaparecieran sus signos vitales? Estas cuestiones muestran que la ciencia no define con claridad en qué punto está ese umbral que marca el paso de la vida a la muerte.

Normalmente se habla de esta cuestión en casos en los que la muerte se produce por ataques cardiacos o del cerebro, lo cual nos hace pensar que un ataque al corazón no es sinónimo de muerte y que en estos casos debe evaluarse detenidamente si efectivamente hay fallecimiento o no.

Ya se conocen casos en los que las personas después de estar durante cinco horas clínicamente muertas, “reviven” en condiciones completamente normales.

Stony Brook, en Nueva York, investiga técnicas de resucitación y señala que éstas deben ser aplicadas correctamente para que funcionen. Asimismo, según Parnia, tras el ataque cardiaco el cerebro entra en un proceso de “hibernación” en el que disminuye al máximo su actividad, como si se protegiera a sí mismo, en espera de que haya mejores condiciones para reactivarse. En su libro “El efecto Lázaro” indica que la reactivación del cerebro exige una técnica adecuada y explica un método que consiste en bajar la temperatura del paciente para que el cerebro lleve a cavo su proceso lentamente y no colapse en el intento. El autor asegura que la resurrección es posible y que sus metodologías deben ser extendidas por todo el mundo para salvar a más personas.


Medikuntzak bizitzaren luzapena lortzeko tratamentuetan aurrerapenak egiten dituen bitartean heriotzaren aurrean hainbat aspektu dira eztabaidagai. Bizi esperantza ez da inoiz izan gaur egun den bezain altua eta bizitza modu artifizialean luzatzeko prozesuak ere gero eta ugariagoak eta erabiliagoak dira, hainbat eztabaida etiko sortuz. Hala ere, momentu honetan heriotzaren kontzeptua inoiz ez bezala erlatibizatu da, izan ere, hainbat kasutan klinikoki hildako pertsonak “berpiztu” egin izan baitira beren funtzio organikoak erreaktibatzen direlarik inolako kalterik eragin gabe organismoan.

Orain hamarkada batzuk pertsona bat klinikoki hilda aurkitzen zela esaten zen bere odol zirkulazioa geratzen zenean. Hala ere, gauza jakina zen zelulak hiltzeko denbora gehiago pasa behar zuela eta horregatik, pertsona bat hiltzat emateko 20 minutu pasa behar ziren inolako bizi seinalerik eman gabe. 20 minutu horiek ziren, beraz, bihotzeko edo garuneko krisi baten ondorioz hiltzean pasa beharreko tarte adierazgarri eta absolutua oxigenoa jasotzeari uzteko. Hainbat kasu agertu dira, ordea, lau ordu bihotza geldi egon ondoren berpiztu direnak inolako kalte zerebralik jasan gabe. Gaur egun, estatistikek diotenez kasuen  %1 baino gutxiagotan gertatu ohi da.  Hainbat galdera egiten ditugu bada, heriotzako momentuaren inguruan eta datu estatistiko hauei dagokienez, izan ere, zenbat pertsona hil ote dira beren taupadak geratu ondoren atentzio berezirik jaso ez zutelako? Zientziak ez du guztiz argi erakusten bizitzatik heriotzarako bide horretan non markatzen den muga.

Normalean, kasu hauetaz hitz egitean bihotzeko edota garuneko krisiak jotako kasuez ari gara, honek pentsarazten digu bihotzekoa ez dela heriotzaren sinonimo eta bereziki aztertu beharrekoak direla benetan pertsona hilda dagoen edo ez.

Ezagutzen dira jada kasuak klinikoki hilda bost ordu egon ondoren, “berpiztu” eta baldintza normaletan bizi izan direnak.

Stony Brook-ek, “berpizte” teknikak ikertzen ditu New Yorken eta metodo hauek modu zuzenean aplikatzearen garrantzia azpimarratzen du. Parniaren ustetan, bihotzekoak ematen duenean garuna “hibernazio” prozesu batean murgiltzen da bere jarduera erabat jaitsiz eta horrela babestuz baldintza hobeak izan arte berriro aktibatzeko. Parniak “Lazaro efektua” liburuan garuna erreaktibatzeko tekniken erabileraren egokitasuna azpimarratzen du eta pazientearen gorputzeko tenperatura jaitsi eta garunari bere erreaktibazio prozesua egiteko baldintzak errazteko metodo bat azaltzen du. Autoreak “berpiztea” posible dela dio eta bere metodologiak mundu guztian zabaldu behar direla uste du ahalik eta bizitza gehien salbatzeko.