Psicotecnico Donostia
Lunes a Viernes: 9:30-13:30 15:30-19:30 Sábados: 10:00-13:00

Horario de Agosto - Lunes/Viernes:
9:30-14-00


/
Menu
o-happy-facebook

DEJA DE BUSCAR LA FELICIDAD, EMPIEZA A VIVIRLA

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

 

 

 

A menudo nos encontramos con la sensación de insatisfacción y nos parece complicado ser felices. Nos cuestionamos  esta “zona de confort” que ya no resulta suficiente y comenzamos a buscar una mejor manera de vivir la vida, intentar ser más felices.

Esta intención y disposición ya es un signo positivo.

Hay algunas claves, científicamente probadas, que si se ponen en práctica ayudan a vivir el día a día con mayor satisfacción y bienestar.

 

 

DEJA DE BUSCAR LA FELICIDAD Y EMPIEZA A VIVIR LA FELICIDAD

 

 

Un estudio realizado por la psicóloga June Gruber sugiere que buscar constantemente cómo ser feliz puede generar angustia. Esto ocurre cuando quien lo busca lo hace pensando en que  la felicidad es algo que se debe alcanzar como resultado de todo lo que se realiza para sentirla. Sin embargo, la felicidad no es producto de hacer una cosa, sino una forma de vivir la vida que implica una decisión diaria de ser feliz  y requiere compromiso constante.

Si tenemos la intención y la predisposición para salir de la zona de confort e ir cambiando nuestras costumbres y pensamientos, esas pequeñas modificaciones nos irán aportando mayor sensación de bienestar y plenitud que nos permitirán ser más felices.

Podemos empezar ahora mismo con lo siguiente: perdona, deja ir, relajarse (no  se puede controlar todo), redefine tus valores, prioriza la paz y no siempre la razón, da las gracias, sonríe más y disfruta de cada instante.

 

 

CAMBIA EL PARADIGMA: EL ÉXITO NO TE HACE SER MÁS FELIZ.

 

 

La presión cultural y social que nos lleva a creer que un título, un rol,  una posición en una empresa o el nivel adquisitivo nos da felicidad nos afecta a todos y es un paradigma que sigue instalado en la sociedad.

En realidad estas cuestiones no condicionan tanto como si fueran el único sostén de nuestras vidas. Si intentamos dejar esa ciega ambición a un lado y nos centramos en encontrar la pasión, la plenitud en lo que somos y hacemos será más fácil que seamos felices.

Cuando las personas se sienten felices tienden a ser optimistas, energéticos y a tener confianza en uno mismo, lo cual amplía las posibilidades de cumplir los objetivos exitosamente.

“El éxito no es la clave de la felicidad. La felicidad es la clave del éxito” (Albert Schweitzer).

 

 

RODÉATE DE GENTE POSITIVA Y FELIZ

 

 

 

La felicidad se contagia, estar rodeado de personas positivas y sonrientes te transmite ese bienestar creando un clima más placentero y reconfortante. Asimismo, personas que se centran en lo negativo y que resultan agotadores con sus quejas constantes, transfiriendo su insatisfacción con la vida y su frustración nos generan rechazo y puede influirnos negativamente.

Un estudio concluye que la felicidad de la gente depende en gran medida de la felicidad de las personas con las que se relaciona, se podría llamar incluso un fenómeno colectivo.

Ahora bien, es importante no confundir la “negación” de los problemas existentes con el optimismo. En la vida nos encontramos con cosas buenas y malas, pero lo importante es cómo nos enfrentamos ante ellas. Las personas positivas y optimistas tienen suficiente seguridad personal y amor propio para cambiar el curso de las cosas y transformar las adversidades para seguir avanzando.

 

 

VIVE EL PRESENTE

 

 

 

Uno de los aspectos más importantes para ser felices es poner el foco en el HOY, abrazar el momento presente, ser conscientes del ahora, de este mismo instante y de lo que nos rodea. El pasado no está ya y menos aún el futuro, lo único que tenemos es el presente y es con lo que debemos aprender a vivir.

Un estudio publicado en Sciencemag indica que las personas pasan divagando un 47% de su tiempo, ausentes del presente. Vivir pensando en el pasado o preocupados por el futuro nos sacan de la vida que tenemos hoy que es lo que nos puede hacer feliz.

 

 

HAZ EJERCICIO FÍSICO

 

 

 

Los beneficios de la actividad física son múltiples, te permite además de encontrarte más relajado a tener mejor humor, estar más lúcidos y focalizados. Está demostrado que las rutinas de actividad física ayudan en episodios de ansiedad y en la recuperación de trastornos depresivos.

Aunque en un principio cuesta ponerse en marcha y  salir a caminar, correr, andar en bicicleta, a nadar o a realizar cualquier otro deporte, si te animas a hacerlo la sensación de vuelta a casa es fantástica. Te sientes más vivo, más sano y más fuerte, es un paso más de superación personal.

Realizar alguna actividad física que te guste te cambia el día.

 

 

GRATITUD

 

 

 

Otra de las claves es poner en práctica la gratitud. El acto de agradecer relacionando con vivir el presente, se trata de ser consciente de cada una de las cosas que te suceden y tienes  ahora mismo, de estar viviendo tu vida hoy.

Estar focalizados conscientemente de todo lo que  tenemos que agradecer en este instante genera un impacto positivo a nivel emocional y relacional, aumentando la satisfacción.

Una forma de poner en práctica el agradecimiento es escribir cartas o anotar por ejemplo al final del día lo bueno que nos ha sucedido durante el día. Si lo hacemos con frecuencia seremos más conscientes de todo lo positivo que tenemos y nos ayudará a estar más satisfechos y a tener una mejor predisposición a todos los niveles de la vida.

 

 

 

 

Si estás frustrado en pensamientos negativos, no sigas haciéndolo, sal a la calle y supera esa comodidad, lánzate a sentirte mejor. Busca gente que te lleve más lejos como persona, que te desafíe, que te permita avanzar en la vida, en todos los aspectos.

 

 

La felicidad es una decisión e todos los días. Puedes empezar ahora mismo. Toma consciencia de este momento, de lo que sientes y vives HOY.