RESERVA TU CITA ON-LINE O POR TELÉFONO 943 272 146

Psicotecnico Donostia
Lunes a Viernes: 9:30-13:30 15:30-19:30 Sábados: 10:00-13:00 /

 

MEDICAL ASSISTANCE FOR TOURIST CHEQUE REGALO
Menu
Pide
Cita

CONDUCTAS DEL COPILOTO

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Cuando vamos al volante es muy importante estar concentrado y atento para llevar una seguridad vial correcta. Muchas veces, cuando vamos en familia, con amigos o simplemente acompañados, ponemos en riesgo nuestra concentración y seguridad por culpa de éstos. Es por ello que la conducta del copiloto juega un papel muy importante.
 

Estas son unas de las peores conductas del copiloto:
 

Criticar la forma de conducir: Esta conducta puede ser un causante de que se produzcan enfados, y eso al volante no es conveniente ya que como hemos dicho anteriormente, ponemos en riesgo nuestra concentración.
 

Fomentar conductas de riesgo: Muchas veces el copiloto no se da cuenta del papel del conductor, y hace actividades despistando a éste, por ejemplo, poner la música muy alta, animarle a subir la velocidad, enseñarle el móvil… estas conductas son muy peligrosas y puede poner en riesgo las vidas de los pasajeros y de las personas de alrededor.
 

Hablar sin parar: Los acompañantes deben mantener un ambiente tranquilo en el coche. Es importante no gritar ni generar conductas que puedan mantener al conductor despistado.
 

Decir constantemente qué debe hacer: El copiloto debe ser una ayuda para el conductor, y es por ello que debe apoyar a éste. Decir constantemente qué debe hacer puede crear una sensación de agobio y de inseguridad hacia el piloto, por lo que debemos de ayudar al piloto diciendo las cosas estrictamente necesarias.
 

Discutir con el conductor: Mantener una discusión al volante es muy peligroso, ya que dejamos de enfocar toda nuestra atención a la carretera. Debemos evitar todo tipo de discusiones en el coche, y mantener un clima tranquilo y sereno.
 

 

Todas estas conductas hay que evitarlas, pero el copiloto también puede ser de gran ayuda, ya que puede transmitir seguridad y ser un apoyo para el conductor. Estas son unas de las mejores conductas del copiloto:
 

Colabora con el conductor: Sobre todo en viajes largos es importante que el copiloto ayude en todo lo posible al conductor. Colaborar con el conductor implica no distraerle, y ser un apoyo para el/ella.
 

Se encarga del GPS: Para el piloto el GPS puede ser una distracción. No se debe mirar a la pantalla mientras conducimos, es por ello que el copiloto debe de encargarse del GPS. Si hay que hacer alguna modificación, debe de ser el acompañante quien lo modifique, e ir diciendo lo que muestra al conductor.
 

Cumple las normas e indica al conductor que lo haga: Muchas veces es el conductor quien tiene una actitud más desinteresada a la hora de cumplir las normas viales, es por ello que el copiloto debe asegurarse de que el piloto cumpla las normas y que conduzca con precaución.
 

Se encarga de los pasajeros de los asientos traseros, especialmente si son niños: El piloto no puede encargarse de todo en el coche. Su única preocupación debe ser conducir correctamente y respetar las normas viales. Es por ello que el copiloto debe ser quien se encargue de los demás pasajeros, para que no interfieran en la concentración del conductor.
 

Intentar empatizar con el conductor: Debemos ser conscientes de que el conductor tiene una responsabilidad y de que nosotros debemos ser un apoyo para éstos. Es por ello que debemos empatizar con ellos, y ser un apoyo. Por ejemplo, no debemos utilizar el móvil, ya que esto puede ser una distracción para el piloto.
 

 

En definitiva, debemos cambiar las actitudes que puedan causar una distracción del conductor al volante y ser un apoyo para éste, que al fin y al cabo también está en juego nuestra propia seguridad. Recordad, al volante concentración y seguridad.