Psicotecnico Donostia
Lunes a Viernes: 9:30-13:30 15:30-19:30 Sábados: 10:00-13:00

/
Menu
shutterstock_126561440

COMPAÑEROS DE TRABAJO, ¿QUÉ HACER PARA LLEVARSE BIEN?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

“El hombre más feliz del mundo es aquel que sepa reconocer los méritos de los demás y pueda alegrarse del bien ajeno como si fuera propio”. Goethe, Johann Wolfgang.

 

A la hora de rodearte, puedes elegir a tus amigos pero no puedes elegir ni a tu familia ni a tus compañeros de trabajo.  No necesitas necesariamente ser amigo de ellos, pero si amigable con ellos. No olvides que pasamos mucho tiempo trabajando, si quieres que tu lugar de trabajo sea un lugar más feliz puedes seguir estas pautas:

 

Cuando llegues no olvides dar los “buenos días”.

¿Eres de los que entra al trabajo con la cabeza agachada, sin mirar a los compañeros, con los hombro caídos y empiezas a trabajar sobre la marcha porque has pasado mala noche? Esta es la mejor manera de conseguir que tus compañeros te ignoren, se molesten  o te eviten.

 

Pregúntales un “¿Qué tal?” o sobre sus intereses.

Hablar con tus compañeros de sus intereses; su música favorita, películas, libros. Si muestras un verdadero interés por ellos vas a conseguir que se sientan cómodos contigo.

 

Acepta de buen agrado las bromas.

Muchos compañeros, desde el respeto, hacen bromas y juegan contigo porque es una forma natural de saber qué clase de persona eres. Si se ríen de tus zapatos nuevos o te ponen un fondo de pantalla gracioso, no te enfades…seguirles el rollo hará que el ambiente sea más divertido y llevadero.

 

Consulta su opinión

Cuando hagas algo en el trabajo o tengas algún problema, pregunta por su opinión y consejo. Todas las personas tienen algo que aportar, nadie es más que nadie.

 

No critiques ni hables de tus compañeros en forma negativa

A nadie le gusta que hablen mal de uno mismo a sus espaldas, así que no lo hagas. Aunque si quieres cambiar las cosas, cuando algún compañero del trabajo venga contándote que le parece mal lo que hizo “X”, contesta con un “¿en serio?”, y sigue trabajando. Pero si quieres seguir convirtiendo tu trabajo en una pesadilla, habla mal de ese compañero y luego escribe sobre ello públicamente de una manera pasiva-agresiva. Esa es la mejor manera de que no te respeten en el trabajo y que no confíen en ti.

 

Cuando veas algo que no te guste intenta aclararlo con tu compañero

Dale la oportunidad a que tu compañero rectifique si ha hecho algo que piensas que puede no gustar. Piensa siempre que lo ha hecho sin mala intención y habla con él directamente. Recuerda que todos nos equivocamos alguna vez y que tenemos derecho a cambiar de opinión. ¡No pisotee un derecho fundamental!

 

Escucha cuando te hablen

Si escuchas de forma asertiva tus compañeros pensarán que valoras sus opiniones. Cuando te cuenten algo, escúchales.

 

No evites los problemas

Si tienes algún compañero con el que te llevas mal o que no puede soportarte  intentes trabajar de forma constructiva con ellos. Ni lo evites ni lo ataques, habla con él serenamente e intenta llegar a un acuerdo del tipo “yo gano, tu ganas”.

 

Es de bien nacido, ser agradecido

Cuando un compañero haga algún trabajo que te guste, cuando se esfuerce por cambiar las cosas de forma positiva agradécelo. A todos nos gusta ser apreciados.

 

Ajusta tu forma de trabajar a la personalidad de tus compañeros

Considera a la persona con la que hablas antes de cada interacción que tengas con él o ella. No actúes de la misma manera con todos, que cada uno de nosotros es distinto y tenemos valores que pueden no coincidir con los nuestros. Respétalos.

 

Ofrece tu ayuda

A veces es difícil saber si un compañero necesita nuestra ayuda o si tal vez es una intromisión por nuestra parte. Pero nunca lo sabremos si no preguntamos. Así que si quieres llevarte bien con la gente que te rodea, pregunta.

 

Nunca practiques el “Si malo tú, yo peor”

Intenta no dejarte llevar por la espiral de la venganza. Cuando él o ella hagan algo que te provoque, tu no entres en ese juego.

La relación que tienes con tus compañeros es muy importante. Si tienes buenas relaciones con tus compañeros de trabajo harás tu trabajo mejor. Ellos tienen el poder de hacer que disfrutes de tus días en el trabajo. Las malas relaciones con los compañeros del trabajo te distraen y pueden convertir el trabajo en una pesadilla diaria.

 

No dejes que tu vida laboral se amargue por descuidar los detalles!