Psicotecnico Donostia
Lunes a Viernes: 9:30-13:30 15:30-19:30 Sábados: 10:00-13:00

Horario de Agosto - Lunes/Viernes:
9:30-14-00


/
Menu
Protocolo-de-Auxilio-en-Carretera-1-detalle

Cómo salvar vidas en caso de encontrarnos con un Accidente en Carretera

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

“Quédate conmigo” “Siempre” Tú también puedes ayudar a salvar una vida…QUÉDATE.

Según como procedamos en los primeros instantes en los que se produce un accidente con heridos, puede suponer el salvarle o no la vida a la víctima. Recordemos que se considera delito penal el no asistir a quien necesita auxilio en un accidente de tráfico.

La mayoría de las muertes que se producen en carretera se podrían haber evitado si los conductores tuviéramos unas nociones básicas de primeros auxilios. Es fundamental, al primera ayuda que se recibe del resto de los conductores mientras llegan los servicios de emergencia.

Aquí os dejamos 20 sencillos pasos si tienes que socorrer a las víctimas de un accidente de tráfico:

EL LLAMADO SISTEMA PAS: Proteger, Avisar, Socorrer.

 PROTEGER:

-Si presencias un accidente, mantén la calma y para tu vehículo en el arcén, en un lugar que no suponga riesgo para el resto de los usuarios. Activa las luces de warning y las luces cortas.
-Ponte el chaleco reflectante.
– Bájate de tu coche, comprobando antes por el retrovisor que no circulan vehículos que puedan atropellarte.
– Coloca los triángulos de señalización: en carreteras de doble sentido, detrás del coche a 100 metros y por delante a 50 metros. En autopistas y autovías, sólo por detrás a unos 50 metros.
– Valora los riesgos del lugar: Si el accidente ha ocurrido en una pendiente, en un cambio de rasante, en curva, si hay un precipicio cerca…
– Observa si hay líquidos en el suelo: Podría tratarse de carburante y suponer un riesgo para los heridos y para ti.
– En el coche de la víctima, desconecta el contacto y pon el freno de mano. Al meter tu cuerpo dentro, ten mucho cuidado con los airbags -si no han saltado podrían hacerlo por un golpe fortuito con el volante y explotar entonces, causándote graves lesiones-.

¡NUNCA HAGAS!

No te pongas nervioso, es fundamental que mantengas la calma. Evita realizar cosas que también pongan en peligro tu integridad, como cruzar la carretera: podrían atropellarte.

AVISAR

Ponte en contacto, lo más rápido posible, con el 112 para notificar el accidente, y facilita el mayor número de datos que puedas.
Informa de qué tipo de accidente se trata: Vuelco de un vehículo, ciclista, motorista, salida de carretera… También deberás informar del número de heridos, de la posición exacta del siniestro -localidad, punto kilométrico, cualquier referencia que permita situar el lugar…-.
Si la víctima está consciente -y no existe riesgo de incendio, por ejemplo-, no la muevas y aconséjala que no lo haga: podría lesionarse. Además, es importante que te indique, para informar al 112, sus datos sanitarios…

¡JAMÁS LO HAGAS!

No obvies ningún dato de la situación, por tonto que te parezca puede ser importante para los servicios de emergencias. Además, es vital que informes de lo ocurrido, sin aportar valoraciones personales.

SOCORRER

Si hace frío, cubre a la víctima con una manta o ropa, para evitar que se enfríe.
Si el coche ha volcado, jamás te introduzcas en el vehículo, podría ser peligroso.
Cuando te acerques al coche, no pongas en peligro tu vida. Hazlo por la calzada, a ser posible por el interior del guardarraíl; sobre todo, si estás en un punto peligroso -por ejemplo, una curva-. Si el vehículo está en el centro de la carretera, antes de aproximarte, haz señas a otros conductores para que paren su coche y señalicen su posición.
Mantén la calma en todo momento y evita tener una ‘visión de túnel': no te fijes sólo en un herido, presta atención a todo lo que ha ocurrido y a las víctimas.
No administres medicación ni des de beber a los heridos: la ingesta de líquidos o alimentos sólidos puede complicar su asistencia posterior.
Si hay varias víctimas, comprueba rápidamente, de forma visual, cuál es la que más atención precisa. Además, es importante que intentes tranquilizarlas, hablando con ellas.
Para calcular la gravedad de las lesiones sitúate junto a la víctima y observa que:

1.- Está consciente y tiene los ojos abiertos.
2.- Si es así, comprueba que respira con normalidad -un adulto lo hace entre 12 y 15 veces por minuto-. Para ello, observa si su torax sube y baja de forma correcta: en algunos casos la respiración de la víctima es ‘ineficaz’, es lo que se llama ‘respiración agónica o boqueante’ -similar a la que realiza un pez al que se le saca del agua-. En este caso, habrá que aflojarle el botón de la camisa, desabrocharle el cinturón del pantalón -si lo lleva- y la ropa ajustada que le pueda dificultar la respiración, siempre sin moverle.
3.- Si tiene hemorragias, tapónalas. Si sangra, deberás comprimir, sobre las heridas, con la mano utilizando alguna venda improvisada -puede ser con una prenda de vestir-.

Importante Con estos datos, vuelve a llamar al 112 para informar de su estado.

¡JAMÁS LO HAGAS!

Cuando te acerques al herido no dificultes su respiración apoyándote en su tórax o poniendo tu cara demasiado cerca de su boca y nariz. Si está consciente pregúntale si mantiene libertad de  movimientos, si le duele algún brazo,
las piernas..

Si queda inconsciente y deja de respirar… Tendrás que realizar la maniobra de reanimación cardiopulmonar. Para ello, y debido al peligro que corre su vida, deberás sacarle del coche y, a continuación:

1.- Túmbale boca arriba en el arcén, sobre el asfalto.
2.- Arrodíllate a un lado y, con tu columna erguida, coloca el talón de tus dos manos sobre la parte central del pecho entre los pectorales.
3.- Realiza compresiones sobre el corazón, justo encima del esternón.
4.- Para ello, en vertical, con los brazos rectos, deberás hacer presión con las dos manos*, hacia la columna vertebral, hundiendo el pecho en torno a  5 cm y soltándolo -así lo descomprimirás, llenándose de sangre y comprimirás, haciendo que envíe sangre al cuerpo-.
5.- Para realizar un buen masaje cardio-respiratorio debes hacer 100 movimientos por minuto, por lo que es recomendable que te releven otras personas, hasta conseguir que el corazón vuelva a latir por sí solo. El objetivo es hacer una reanimación de calidad, que es lo que permitirá salvarle la vida a la víctima.

Importante: No hace falta realizar el boca a boca -salvo que sepas la técnica correctamente-: según los expertos, con el masaje cardiopulmonar debería bastar.

¡JAMÁS LO HAGAS!

No muevas, ni zarandees o realices cualquier movimiento brusco, podrías causarle lesiones más graves a la víctima.

¿Qué pasa si huyes de un accidente?

Según el Código Penal, cualquier persona que presencie o tenga conocimiento de un accidente de tráfico está obligado a socorrer a los heridos. No hacerlo puede ser considerado delito… y está castigado con  una multa diaria -dictada por el juez- a pagar  de 3 a 12 meses. Ojo,  la pena es la misma para  aquellas personas que, aunque no pueden prestar directamente socorro, no solicitan ayuda  -por ej., no llaman a Emergencias-.

Muévelos lo menos posible

Ojo con trasladar a los heridos…

Los médicos recomiendan que se mueva a los heridos, ya que podrías causarles más lesiones de las sufridas. Eso sí, en caso de que estés en un punto remoto o te sea imposible comunicar la situación -no tienes móvil- y las víctimas precisen de traslado, recuerda que debe hacerse moviéndoles lo menos posible… Un dato: la mayoría de los seguros te cubrirán la limpieza interior del coche causada, por ejemplo, por manchas de sangre.