Psicotecnico Donostia
Lunes a Viernes: 9:30-13:30 15:30-19:30 Sábados: 10:00-13:00

/
Menu
agujetas

CÓMO EVITAR LAS AGUJETAS

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Al ejercitar el músculo por encima del nivel de esfuerzo al que está acostumbrado, o al volver al gimnasio tras un periodo sin ejercitarse (por ejemplo tras unas vacaciones), se produce una lesión mecánica en la zona de las células musculares y tejido conjuntivo muscular (vainas que rodean las fibrillas, los haces musculares y los músculos). Microscópicamente se aprecian pequeñas roturas parciales de las estructuras de unión de la miosina y la actina. Después de esfuerzos poco comunes habitualmente se aprecian roturas parciales de los llamados discos Z de hasta un 30% de las fibras musculares afectadas por el proceso de las agujetas.

El resultado es doloroso, cuando se vuelve a mover el músculo (normalmente a las 12 o 24 horas después del entrenamiento). En casos especialmente graves se pueden producir micro-desgarros musculares.

 

Síntomas

 

Los síntomas de agujetas son dolores musculares y dificultades para realizar recorridos completos del movimiento de alguna articulación (por ejemplo, si se producen en los bíceps, a veces es imposible estirar el brazo completamente). Si se producen micro-desgarros, el dolor puede ser intenso (tipo “pinchazo”).

 

Cómo se debe proceder cuando ocurre: Primeros auxilios.

 

Si no se hace nada al respecto, desparecen alrededor de una semana después. Si las molestias son soportables, reanudar el entrenamiento ayuda. Sin embargo, la nueva sesión de ejercicio ha de ser de intensidad moderada, para evitar que al día siguiente sean peores aún.

Es bueno la aplicación de frío, ya que actúa como analgésico, relajante muscular y vasoconstrictor (evitando así el edema); por lo tanto, lo mejor sería la aplicación de masaje con hielo (10 minutos máximo), aparte de un masaje muscular.

Si el dolor es muy intenso es mejor tomar algún calmante-analgésico.

 

La prevención: Cómo evitar que nos ocurra.

 

Si no estás en forma, evitar que las primeras sesiones de entrenamiento sean muy intensas. En general, evitar los aumentos bruscos de intensidad del ejercicio, estés en forma o no.

A diferencia de otras lesiones, el calentamiento no tiene efecto de cara a evitarlas o disminuirlas. Hay personas tan en baja forma que solo el calentamiento ya les producirá agujetas.

El tomar azúcar o bicarbonato NO previene su aparición (ni desaparición).