Psicotecnico Donostia
Lunes a Viernes: 9:30-13:30 15:30-19:30 Sábados: 10:00-13:00

/
MEDICAL ASSISTANCE FOR TOURIST
Menu
47858

ADIESTRAMIENTO DEL PERRO DE CAZA

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Se dice que el “Perro es el mejor amigo del hombre”. A lo largo de la historia el perro ha acompañado al hombre en la consecución del alimento. Actualmente sigue siendo auxiliar imprescindible durante la cacería y con las nuevas modalidades de caza se han desarrollado diferentes tipos de perros, algunos más generalistas y otros especializados en diferentes tareas.

¿Pero cuáles son las claves de un adiestramiento exitoso del perro de caza?

 

 

También es importante parar a  reflexionar ¿Qué raza se adapta mejor a mis condiciones físicas, a mi forma de cazar, a mi carácter?

  1. Motivación. Una vez elegido el cachorro se debe proceder a su adiestramiento que debe ser un proceso atractivo para el perro como para el adiestrador. El primer requisito es estar motivado y despertar el deseo de aprender y actuar, exige un alto esfuerzo para ambos.

  1. Socialización. Antes de comenzar con el adiestramiento del perro es imprescindible que éste este habituado a un entorno social humano. La convivencia, experiencias y la complicidad que adquiere son elementos importantes para la integración del perro que además contribuye en el desarrollo de su inteligencia.

  1. Potencial innata. Para un adiestramiento exitoso el perro debe reunir unas capacidades innatas, tanto una carga instintiva pulsional (que mueve hacia la caza, rastreo, búsqueda…) como una estructura física adecuada. El adiestrador debe tener en cuenta las virtudes y carencias posee cada ejemplar.

  1. Análisis psicológico. En el inicio del proceso de educación se debe definir el perfil temperamental del perro y su carácter: sensibilidad general y específica, su nivel de dominancia y sumisión, su capacidad de concentración y nivel de agresividad.

Dependiendo del perfil del perro se debe adecuar el tipo de manejo y nivel de presión en el proceso de adiestramiento que dará por resultado un perro que será la suma del temperamento innato y las experiencias recibidas, así como su conducta será la suma del carácter y del aprendizaje adquirido.

  1. Adiestramiento inicial. Hasta los siete meses aproximadamente el cachorro debe conocer caricias, juegos, premios en forma de comida y salidas continuas. La clave está en enseñar jugando. Por ejemplo para habituar a responder a la llamada jugamos a escondernos, llamar y premiar al encontrarnos.

Después se puede ir introduciendo el ejercicio del cobro, le enseñamos a traer el dummy o pelota, al principio metiéndole en la boca y utilizando cuerda, pero  es importante no agobiar al perro y utilizando siempre premios.

Es tiempo para empezar también con el ordenamiento en la búsqueda.

  1. Los recursos. El material con el que debemos contar para el adiestramiento: correas, silbatos, collares, walkies, dummies, pelota, peine, cepillo, jaula lanzadora…

  1. Constancia y paciencia. El adiestramiento debe ser cotidiano, dosificado y frecuente, pero no de periodos largos de tiempo. Es importante tener una actitud positiva y trabajar a ritmo progresivo, utilizando muchos refuerzos y premios con los éxitos. Asimismo, la paciencia debe ser una de las virtudes del adiestrador, que debe tolerar los tiempos de aprendizaje del animal.

Sé un buen guía para tu perro